Buscar

rssfacebookyou tubecontacto

Se encuentra usted aquí

 

La delgada línea

Taylor difumina aún más la línea entre eléctrica y acústica con un diseño muy acertado y una utilización muy inteligente de la electrónica. Tres pastillas bien elegidas y dispuestas: un fonocaptor interno que recoge las vibraciones de la tapa armónica para dar el tono natural de la guitarra, una humbucker literalmente enterrada junto al mástil, bajo la tapa, que le proporciona los graves, y para terminar una preciosa minihmbucker en el puente.

"Aprender cada día… renovarse o morir" palabras de Jacinto Lara que me recordaban hace un par de días frente a un vaso de vino y que parecen ser el secreto del éxito. Un secreto que conocen bien estos californianos de El Cajón.